martes, 27 de mayo de 2014

Presentaciones y partidas de demostración por Madrid

¡Hola pequeños y no tan pequeños detectives de monstruos!

¡Este fin de semana ha sido ultra genial! Nos hemos quedado con muchas ganas de seguir haciendo cosas por Madrid. Hemos estado muy a gusto presentando en Atlántica Juegos, Generación X y el local de Nosolorol. No paramos ni un momento, y nos encantó. Los monstruos no descansan ni un segundo, así que nosotros tampoco!.

Queremos agradecer a Atlántica Juegos por animarse a celebrar una firma de libros de PDM en su local, y por dedicar su tiempo a preparar un monstruito, que nos acompañó durante la firma de libros en su local de la calle Luna. ¡Quedó super guay!




También dar las gracias a Generación X por la oportunidad de realizar partidas en su local de la calle Carranza, ¡nos lo pasamos en grande! Aprovechamos a decir que si aún no tenéis vuestro ejemplar de Pequeños Detectives, en estas dos tiendas tienen ejemplares que os están esperando, así que no lo dudéis ;)




Queríamos dar las gracias a todos los que os acercasteis a las presentaciones. La verdad que no esperábamos tanta participación, sobre todo para el evento que Nosolorol Ediciones organizó en su local, que por cierto, queremos agradecer a todo el equipo de Nosolorol por el genialerrimo monstruito que prepararon y cómo montaron el evento, muchas gracias chicos :D Fue genial volver a veros y un placer conocer a parte de la plantilla, a ver si coincidimos pronto :P




Nos lo pasamos genial con los pequeños detectives y estamos seguros de que los gamusinos que nos acompañaron en las misiones también! Además, todos los monstruos que los detectives dibujaron antes de las partidas ya están en el inventario de la Agencia, así que dentro de poco los mostraremos por la web para que vosotros también os animéis a dibujar y crear nuevos monstruos :D

Un saludo detectives!!!
Que los gamusinos os acompañen.




martes, 20 de mayo de 2014

Partidas en Norma Comics Pamplona y Librería Chundarata

Muy buenas detectives!

Este fin de semana lo hemos tenido super ocupado en la agencia. Atrapamos monstruos que escondían cosas a otros niños, y descubrimos otros nuevos gracias a los detectives que nos ayudaron. En fin, ¡una locura! Los Gamusinos del almacén no paran de ordenar (a su manera) de nuevo el almacén, y hacer inventario de herramientas y frascos de cristal. Pero vayamos por orden.

El sábado por la mañana estuvimos en Norma Comics Pamplona, enseñando a los nuevos detectives cómo atrapar monstruos. El Detective veterano Sugus y yo, la Detective Chicle, nos quedamos asombrados por lo rápido que deducían y encontraban pistas. ¡Entre todos atrapamos al monstruo y encontrando lo que había escondido!


Además, después de la misión hicimos el juego de las preguntas y cada detective creo un monstruo nuevo. Aquí os dejamos unos cuantos dibujos :D

El Monstruo Volador

El Monstruo Punqui

El Monstruo Lunático

El Monstruo Culogordo

Más tarde estuvimos en Librería Chundarata. Allí nos encontramos con un montón de detectives que nos ayudaron en otra misión, y sí, sí, ¡también atrapamos al monstruo! Aunque no nos lo puso nada fácil... en más de una ocasión nos engañó con pistas falsas y algunos sustos... ¡hasta creíamos que era otro monstruo! Casi nos equivocamos, pero al final la misión salió bien. El compañerismo y trabajo en equipo fue nuestra mejor herramienta y todos nos llevamos un montón de puntos estrella para las siguientes partidas :D


Fue un día lleno de emociones y que nos encantaría repetir pronto. Muchas gracias a todos los que os acercasteis a conocer el juego y a convertiros por una hora en Pequeños Detectives de Monstruos :D

Recordad que si no tenéis vuestro ejemplar de Pequeños Detectives de Monstruos, podéis comprarlo en Chundarata (C/ Paulino Caballero, 27) y Norma Comics (C/ Iñigo Arista, 24)

Hasta pronto detectives!

lunes, 19 de mayo de 2014

Conferencia en el Instituto Valle del Cidacos, Calahorra

¡Muy buenas detectives!

Hace unos días fuimos a dar una charla sobre el libro, la ilustración y el diseño gráfico, a los alumnos de 1º y 2º de Bachillerato Artístico del Instituto Valle del Cidacos de Calahorra... y fue una experiencia ¡ultra genial!

Tengo de confesar que estábamos algo nerviosos (era la primera vez que dábamos una charla fuera de la Universidad). Aproximadamente 60 adolescentes estudiantes de arte que venían a escuchar cómo habíamos hecho el libro desde cero... tanto que explicar, tanto que contar... y todo revuelto en la cabeza.

¡Pero no dramaticemos! Desde el minuto uno nos lo pasamos genial. Los alumnos preguntaron sin miedo cualquier duda que les surgía durante la presentación. Fue una experiencia que nos encantaría repetir pronto. Además las y los profesoras que se quedarnos a escuchar también participaron con preguntas y anotaciones.


Les explicamos en qué consistía el juego y el porqué de este juego, los referentes que elegimos para el estilo gráfico y las técnicas de ilustración. El paso a paso desde el boceto hasta el final, y como trabajamos todo desde lo general a lo concreto.

Después de hablar de cómo realizar un proyecto editorial ilustrado y diseñado desde cero, también hablamos más concretamente de la ilustración digital y el diseño 3D, contándoles experiencias y dando algunos consejos básicos.

Esperamos que a más de uno le picara la curiosidad sobre los juegos de rol narrativos, y que les entraran ganas de dibujar y crear. Nosotros al menos salimos con energías renovadas :)

Muchas gracias al Instituto Valle del Cidacos de Calahorra por darnos la oportunidad de explicar el proyecto Pequeños Detectives de Monstruos desde una perspectiva del diseño gráfico y la ilustración, y cómo no, desde nuestra propia experiencia, por supuesto a nuestra amiga Inés Fernández, quien organizó la visita y nos acogió en su casa :D



miércoles, 7 de mayo de 2014

¡Reclutamos Detectives por Pamplona!

¡Hola Detectives!

Si estáis por Pamplona o al rededores ha llegado el momento de demostrar lo valientes que sois :)

Apuntaos esta fecha: sábado 17 de mayo. Estaremos atrapando y ayudando a monstruos ¡todo el día! Por la mañana a partir de las 12:00h estaremos en Norma Comics (C/ Iñigo Arista 24, Iturrama).


 Pero por si por la mañana no os viene bien también estaremos a la tarde en la Librería Chundarata (C/ Paulino Caballero, 27) a partir de las 18:00h.

Ven a atrapar monstruos con los autores del libro y aprende a jugar a ser un Detective de Monstruos junto con los más pequeños de la casa. 
Un saludo detectives... ¡que corra la voz!


lunes, 5 de mayo de 2014

Entrevista sobre Pequeños Detectives de Monstruos

¡Muy buenas detectives!

¿Cómo van las misiones? En la agencia no paramos de recibir fotos vuestras con el libro de Pequeños Detectives de Monstruos. Los Gamusinos no paran de clasificar monstruos que van apareciendo en el almacén, y como son un poco desordenados, se lían ellos solos jeje

Pero bueno, el tema de esta entrada no es hablar de los Gamusinos, sino que os queremos compartir la entrevista que Hardhead Reviews nos hizo hace unos días. En ella explicamos de dónde apareció la idea del juego y por qué, algunas curiosidades del libro y el sistema de juego.

Esperamos que os guste, y si tenéis alguna duda sobre algo que no aclaramos en el vídeo, no dudéis en escribirnos :)

¡Un saludo detectives!


domingo, 4 de mayo de 2014

Misión Costurero

Informe a día 3 de mayo de 2014,

El día anterior la detective Mandarina y yo, la detective Colibrí, recibimos una llamada en la agencia. Una mujer llamaba para que acudiéramos a casa de su madre (una anciana de 78 años), porque sospechaba que algún monstruo habitaba en él y además había desaparecido un costurero. Era festivo y sólo estábamos tres de guardia. Cogí a la detective novata Mandarina y nos despedimos del otro detective. Antes de salir, llamamos a un taxi que nos acercó a la casa en cuestión situada a las afueras de la ciudad. Hacia buen día pero no tardaría en anochecer. La casa era de planta baja y muy vieja. La mujer que nos llamó nos esperaba en el porche junto a su anciana madre y una maleta.

— Me llevo a mi madre, aquí tenéis la llave. Ya nos informareis —nos dijo ella.

Entramos a la casa que estaba completamente a oscuras. Habían bajado todas las persianas y la detective Mandarina encendió una de sus cerillas para ver un poco mejor y llegar hasta la ventana para abrir la persiana. Con la tenue luz de la cerilla observamos que estábamos en el salón, olía a gato y estaba todo lleno de retales de ropa, vestidos, bobina de hilo y lana. La anciana debía de ser costurera. Recordé que la mujer nos había comentado que vivía con 7 gatos pero que ya se los había llevado para que no nos molestaran.

Mandarina empezó a levantar la persiana pero ¡ZÁS! Se rompió y cayó para abajo, de manera que seguimos a oscuras. Intenté buscar el interruptor pero a los dos minutos hubo un apagón general en toda la calle.

—Vaya, que casualidad —dijo la detective mandarina— ¿Y ahora qué?

—No se ha visto nada en especial por aquí. Vayamos a la cocina.

Mandarina se asomó y observó que había unos cubos de basura a rebosar que olían fatal y escuchamos unos ruiditos proveniente del final de la cocina. Mandarina toda decidida fue rápidamente hasta la ventana e intentó abrirla. Ésta se quedó atascada a la mitad. La casa era muy vieja, con mobiliario viejo, madera que crujía y paredes enmoquetadas, no me extrañaba que nada funcionara bien. Escuchamos un gruñido de enfado, pero que no venía de la cocina. Nos quedamos asustadas y de repente otro ruidito más pequeño pero inquietante, pero este venía de la encimera.

Mandarina una vez más fue al grano. Encendió otra cerilla y alumbró el sitio. Un pequeño gamusino estaba sobre un bol removiendo algo en él. Él nos miró, nosotras lo miramos, hizo catapulta con la cuchara y me echó una especie de crema en toda la cara. La cerilla se apagó y nos quedamos con la poca luz que entraba de fuera. El gamusino había desaparecido. La crema era dulce, sabía cómo a mantequilla. Abrimos el frigorífico y en él encontramos galletas de mantequilla, algunas ya mordidas. Podría ser una pista. Había un monstruo en especial que le gustaban, y éste era el Monstruo del Armario. Podría tener sentido. La anciana era costurera, tenía mucha ropa y telas sueltas y al volver a la sala nos fijamos que algunas parecían mordidas. Al monstruo del Armario le encantaba la ropa y sobre todo disfrazarse. Teníamos que actuar con cuidado; pero la detective Mandarina, no sé si llamarla imprudente o valiente pero fue rápidamente hacia el pasillo. La seguí y nos quedamos quietas escuchando.

De la puerta de la izquierda se oía un ruido extraño. Mandarina abrió la puerta de golpe haciendo ruido y una bola negra saltó hacia nosotras desde la bañera. Conseguimos esquivarlo y salió corriendo maullando. Era un gato. ¿No había dicho que se los había llevado a todos? El pasillo hacía esquina y no había ventanas. La detective novata volvió a encender una cerilla pero se le rompió. Oímos un ruido extraño. Intentó volver a encender otra y al final del pasillo se veían como unas sombras extrañas. Se apagó la cerilla mientras avanzábamos, y encendió otra. Ahora había una sombra menos. Cuando llegamos vimos que eran maniquís. Y junto a ellos, una puerta entreabierta. Mandarina a su estilo poco sutil entró y fue directamente hacia la persiana. Ésta abrió bien, pero ya había anochecido. La habitación era como una gran taller de costura con maniquís, una máquina de coser, una mesa, sillas, telas… Tropecé con una silla y rompí su pata. Se escuchó un gruñido. Venía de detrás de un cuadro. Claro, al monstruo del armario no le gustaban los muebles rotos. 

—Quizás sea una puerta a otra habitación —dije yo— prepárate Detective Mandarina.

Agarré el frasco de cristal para poder atraparlo y mandarina encendió su cerilla. Abrí el gran cuadro como una puerta y ahí nos encontremos el nido del monstruo. Una pequeña habitación llena de botones y cordones por el suelo y ropa colgada por todas partes. Parecía un vestidor, como un armario grande que algunas casas tienen. Y en medio un enorme monstruo vestido de payaso. La impresión fue tan grande por nuestra parte, que el monstruo consiguió escapar. Mandarina consiguió avistar el costurero de la anciana, lo cogió y corrimos detrás de él hasta el salón y en una de las butacas observamos que un tumulto de ropa temblaba. Era él. Estábamos seguras. Él también se había asustado. Era nuestra oportunidad. Con las palabras mágicas conseguimos sellar al monstruo y activar el líquido convertidor. Estábamos contentas porque habíamos conseguido cumplir la misión, pero de pronto oímos que alguien abría la puerta de la entrada. Eran la anciana y su hija.

—Lo siento, me había olvidado de dos de mis gatitos— dijo la señora mayor.

—¿Dos? Sólo hemos visto uno —les dije—, pero no se preocupen que ya hemos acabado aquí.

La anciana se acercó a ver que era el frasquito, me zarandeó de tal manera la mano, que el frasco se me cayó al suelo estrepitosamente y se rompió. El monstruo salió y todos nos quedamos helados menos la anciana.

—¡Pepe! ¡Mi gatito bonito! Te había dejado aquí solito— exclamó ella abrazándolo cariñosamente.

—¿Ha dicho gatito?— murmuró Mandarina sorprendida.
—Sí, y se llama Pepe —le contesté estupefacta—. Señora, él robó su costurero y por si no se ha fijado, es muy grande para ser un gatito.

—No escuches Pepe, que te están llamando gordo. ¿Con que querías hacer ropa como yo eh? Por eso has cogido el costurero, que travieso…

El monstruo sonreía feliz a sus caricias. Me giré y vi a su hija desmayada en el suelo.

Eso fue todo, un día normal en la agencia. Pero solicito una revisión periódica en esa casa por si se monstruo se descontrola.

Firma
La Detective Colibrí